Platería virreinal religiosa
naveta para incienso
___________________________________________________________________________________________

LA CONQUISTA DE AMÉRICA SE HIZO CON LA ESPIRITUAL. PARA ELLO LOS PRIMEROS FRAILES CARGARON CONSIGO SUS ARMAS: ENSERES PARA LA LITURGIA. PRONTO, EL GREMIO DE PLATEROS EMPEZÓ A PRODUCIR CON ÉXITO LOS OBJETOS DE PLATA QUE LA NACIENTE SOCIEDAD VIRREINAL APRECIÓ DE MANERA NOTABLE.


De Bry

Peregrinos in Indiam (detalle)
1596-1602
Col. Centro de Estudios de Historia de México CONDUMEX



La platería virreinal religiosa fue muy demandada en su época por el refinamiento de una sociedad en donde el culto cristiano fue de primer orden: cálices, custodias, sacras, incensarios, hisopos, navetas, relicarios, frontales de altar y otros objetos hechos con plata reunieron,

 

a lo largo de tres siglos, creatividad y calidad de ejecución.

El que aquí nos ocupa es una naveta. Estos recipientes recibieron el nombre por su forma de pequeña nave y se utilizaron para guardar el incienso que se usaba durante el rito de la misa.


Factura novohispana
Incensario

Primera mitad
del siglo XIX
Plata
12.7 x 22 cm

Platería virreinal época y estilo

La creciente explotación de las minas de la Nueva España y el surgimiento de importantes ciudades con este empeño contribuyeron a una mayor producción de plata y una gran demanda.

De factura novohispana, probablemente del siglo XVII, la Pieza del Mes de Museo Soumaya Plaza Loreto, contiene rasgos estilísticos barrocos, sobre todo en el movimiento de la cubierta y en el dibujo del casco a partir de roleos simulando follajes fantásticos o tal vez la representación de hojas de acanto.

En el México virreinal, el olor de incienso era
habitual y conjugado con los retablos,
los coros musicales y la exhuberancia de
la decoración, creaba la atmósfera
para la oración y para dar a conocer a los
fieles la historia sagrada.


El gran teatro del mundo el barroco

El término barroco como estilo se asocia al movimiento y lo sobrecargado. El barroco apela al sentimiento a través de los sentidos. Por ello le vino bien lo escenográfico. La misa novohispana –con la intervención de varios géneros artísticos, principalmente la pintura y los estofados, acompañados con los enseres de oro y plata que se disponían para el rito– se convirtió en un espec-


Escuela española
Vista de México

Ca. 1855
Óleo sobre lienzo
212 x 336 cm


táculo, un efecto teatral con el impresionante clarooscuro que a ciertas horas de la jornada se daba con la entrada de luz natural o la iluminación de cirios y velas.

El ideal formal del barroco de “obra de arte total” lo vemos, sin duda, durante la liturgia de la Nueva España. La tradición de sahumar con incienso los altares durante las ceremonias místicas es muy antigua. El uso de incensarios fue muy frecuente. En el México virreinal, el olor de incienso era habitual y conjugado con los retablos,los coros musicales y la exhuberancia de la decoración, creaba la atmósfera para la oración y para dar a conocer a los fieles la historia sagrada.


Anónimo
Triunfo de la Iglesia
(detalle)

Siglo XVIII
Óleo sobre lienzo
132 x 235 cm
Col. Museo Nacional del
Virreinato, INAH


La nave: travesía de una imagen y su significado

 

Relacionado con los mitos primordiales, el barco fue objeto de culto en Mesopotamia, Egipto, Creta y Escandinavia. Se asocia al viaje como rito que imagina a una nave que se traslada en una jornada nocturna por el mar que representa muerte, travesía que significa purificación.

Del universo grecolatino el relato de los argonautas aporta al mundo occidental la imagen de cincuenta héroes griegos que, montados en la nave Argos, conquistaron el Vellocino de Oro en la Colquide. Del texto literario a las imágenes se traslada, sobre todo, la idea de la aventura, de la Odisea en barcos cuya tripulación está conformada sólo por modelos éticos, hombres cuyo destino debe ser ante todo emblemático.

Uno de los objetos cifrados más enigmáticos en el paisaje imaginario del Renacimiento es justo La nave de los locos, Stultifera navis, Nef des fous o Narrenschiff. Según lo describe Michel Foucault, navíos de peregrinación, navíos altamente simbólicos que conducían a locos en busca de razón.

La nave tiene otros significados intertextuales. La Crónica de Nuremberg (Liber Chronicarum, 1493), ilustra la gran primera historia del mundo con vistas de ciudades, mapas, escenas bíblicas, imágenes de santos, retratos y árboles genealógicos, entre otros motivos. Entre esas ilustraciones está aquel cliché de ciudad europea que se hará acompañar con frecuencia de embarcaciones, figuración que quedará en el imaginario europeo en la representación de la América recién descubierta.

Teodoro de Bry ilustró varias partes de Peregrinationes in Indiam Occidentalem (1596-1602) con la imagen de las nuevas tierras siempre avizoradas con galeones. Conquistadores, barcos e indígenas hacen para de Bry la triada emblemática del Nuevo Mundo.

A partir del XVII se asoció con mayor frecuencia el galeón a la monarquía española, sobre todo en pintura. Pero sin duda la nave es una imagen nodal de la Iglesia desde los tiempos de las catacumbas. En el Evangelio encontramos varias alegorías en donde Cristo salva a los apóstoles de hundirse en la tempestad. Un ejemplo notable sobre la metáfora de “la nave de la Iglesia” es el óleo del Museo Nacional del Virreinato, Triunfo de la Iglesia, en donde se interpreta en seguida cómo el gran proyecto de colonización española se dio por medio de la fe que embarcada literal y literariamente en una nave mística, en un galeón en cuyo mástil, presidiendo el viaje se encuentra Cristo.

La imagen del barco viajará por la cultura novohispana fondeando en las artes
plásticas y aplicadas, y será en algunos objetos de la liturgia, como los incensarios en forma de naveta, donde llegará a “puerto seguro” como alegoría de fundación; pero además, dada la convivencia con el rito cristiano debería de verse como una espléndida metáfora de conquista espiritual.


Juicio entre Ygnazio de
Aguado y Bartholome
Vasquez de Arandas

1684
Manuscritos e impresos
del gremio de plateros
Fondo XIV
Col. Enrique A. Cervantes
Archivo del Centro de
Estudios de Historia
de México CONDUMEX

MONICA LÓPEZ VELARDE ESTRADA | CURADURÍA E INVESTIGACIÓN

___________________________________________________________________________________________


Regresar